Reseña Literaria (Cecilio Olivero Muñoz)

Fernando López Guisado

Vestido de verde hacia Nunca Jamás

Ediciones Vitruvio, 2020

En primer lugar quiero recordar aquellos días de confinamiento en que salíamos a las 20:00h. para aplaudir a los valientes sanitarios. Ahora volvemos a estar mal según los telediarios. Volvemos a estar mal por la mala cabeza de algunos, pero ahora de lo que voy a hablar es de héroes. De héroes y no de villanos, en este poemario sin muchos adornos, aunque con unos versos intrincados en el tema amatorio de manera que nos hace pensar en nuestras vidas de pacientes impacientes. Digo todo esto, porque, Fernando, además de ser uno de aquellos héroes que aplaudíamos algunos, es un poeta sensible que se autodenomina friki, es porque le atraen los cómics, y los juegos, digamos que no ha perdido el niño aquel que fue, por eso lo de friki, por eso el arquetipo de Peter Pan y su país de Nunca Jamás, no perder la patria del hombre que es la Infancia y como poeta no dejar de soñar un mundo al revés. Digamos también que es un héroe posmoderno, ya que aglutina en este poemario interesante y fácil de entender, una serie de narraciones (ya que su poesía es narrativa) valientes y repletas de sensibilidad, pero no entendamos por sensibilidad que sea hipersensible o empalagoso, no, es un poemario de amor, ya que el lector puede encontrarse en él unos poemas de amor, otros de idiosincrasia elegíaca, y otros de humor, o mejor decir, de pura ironía sanadora, porque hace justicia. Hace justicia como Peter Pan cuando se viste de verde y se convierte en amante para su Campanilla que él describe con un amor sincero y puro. 

Lo mejor de este poemario es que no aburre, y como no aburre se lee de una sentada, aunque sí lo lees despacio, como ha de leerse la buena poesía, encuentras tesoros en imágenes, en metáforas, en un compendio de virtudes que invitan a darnos cuenta lo complicada que nos hacemos la vida y lo breve que resulta en una sala de rayos X, o en un quirófano. Eso, sin olvidar nunca a su campanilla, y a hijos, y familiares y amigos. Porque este poeta es un padre de familia como muchos, pero con la materia inexplicable con que se tejen los hilos de los sueños. Léanlo a paso lento, o como lo prefieran leer, pero léanlo, lean a Fernando López Guisado en esta crónica o foto fija vista en primera fila de esta terrible pandemia. Cuando lean este poemario preciso y precioso, verán a un hombre que arrastra con él una experiencia que conmueve, que invita a reflexionar, y nos hace entender que la vida es efímera, que el amor es lo único por lo que vale la pena vivir, y nos conmueve con su experiencia como un personaje más que debemos de tener en cuenta, y cuidarnos, y vivir los días, ya que los días buenos son menos frecuentes entre la rutina hospitalaria, pero debemos, eso, cuidarnos y valorarnos. 

Músicos Africanos: una corriente de frescura (Cecilio Olivero Muñoz)

MÚSICOS AFRICANOS: UNA CORRIENTE DE FRESCURA

Fue en Tombuctú donde nació el músico maliense fallecido en el 2006 llamado Ali Farka Touré, guitarrista y difusor de la música africana. Todos sabemos que la ciudad de Tombuctú era la ciudad a la que los surrealistas, encabezados por André Bretón, eligieron como ciudad de peregrinaje, ya que es la ciudad de los 333 santos y en ella existe la prestigiosa universidad llamada Universidad de Sankore, dicen que es la primera en el mundo. En esta ciudad ancestral nació el cantante y guitarrista maliense Ali Ibrahim “Farka” Touré. También hay otros músicos malienses como Amadou & Mariam, recuerden su disco Dimanche a Bamako y en especial el tema Djanfa, es necesario decir que éstos dos músicos son ciegos y se conocieron en el centro para ciegos de Bamako. Si nos dirigimos a la parte oeste del gran continente africano y nos vamos a Senegal nos encontramos con el músico Ismaël Lo, nacido en Dogondoutchi (Níger) aunque con  raigambre senegalesa,  ya que es de madre nigeriana y padre senegalés, en Europa se le conoce por la banda sonora en su canción Tajabone (1992) en la película Todo sobre mi madre de Pedro Almodóvar y su otro tema Jammu Africa (1996) y también es de su autoría el tema relativamente reciente Jiguen (2006). 

También es un dato curioso que músicos cubanos como Eliades Ochoa hayan publicado un disco como Afrocubismo, en él nos podemos deleitar con músicos africanos como Kasse Made Diabaté -originario de Kela, Malí-; en estos momentos Malí está en todo su apogeo musical y está abierta a la fusión de las músicas de todo el mundo. A pesar de los cambios políticos que está padeciendo el país últimamente. 

Ahora les hablaré de lo que he encontrado en Internet sobre música ecuatoguineana, ya que desconocía bastante. Pero lo poco que he ido recabando en diversas plataformas ha sido lo siguiente: 

Las Hijas del Sol (Paloma y Piruchi) no fueron las primeras artistas ecuatoguineanas en pisar España, pero lo hicieron, de la mano de la discográfica Nubenegra, con más impacto y trascendencia que el resto de grupos del mismo país. Tras un primer disco (Sibèba, 1995) claramente arraigado en la tradición de la etnia bubi (desde el idioma a la técnica vocal, pasando por los giros melódicos y las armonías), el dúo se metió de lleno en la emergente escena de “músicas étnicas” (world music en el mundo anglosajón), atrayendo la atención del público y de la prensa especializada en varios países europeos. Los dos siguientes álbumes (Kottó, 1997, y Kchaba, 1999), fruto de una extraordinaria fusión de la tradición musical ecuatoguineana con sonidos y ritmos de géneros tan variados como el reggae, el funk, el afrobeat y el highlife, deben ser considerados como unos de los más importantes trabajos nunca realizados por un grupo ecuatoguineano. Con Pasaporte Mundial (2001) alcanzaron la cima de su carrera, pero el grupo no tardaría mucho en disolverse y en caer en el olvido, dejando un hueco que ningún otro artista de su país ha podido cubrir.

Por otro lado están otros músicos ecuatoguineanos, como por ejemplo Maelé, Efamba, Bessoso, Malabo Strit Band, Luna Loca, Chiquitin, Dambo de la Costa, Ngal Madunga, Lily Afro y grupos exiliados en España como Super Momo, Hijas del Sol y Baron Ya Buk-Lu, Concha Buika y Chojín de raíces ambos ecuatoguineanas pero nacidos en España, Negro Bey, Jamin, Desmali y su grupo Dambo de la costa. 

Amadou & Mariam (Mali)

También, y volviendo a Malí,  está el músico maliense albino Salif Keita considerada la voz de oro de la música africana, un dato curioso es que es familiar o descendiente del rey Sundiata Keita, fundador del imperio de Malí. También es importante decir que la Orchestra Baobab es un grupo senegalés con reminiscencias en su música cubanas, hacen o crean una música multiétnica y multinacional. También podemos hablar del músico Ugandés fallecido en 2018, su nombre es Geoffrey Oryema, un músico con talento y podemos destacar su canción Ye Ye Ye. También hay música de un cantante de Angola llamado Bónja y musicalmente nos trasmite en Folk y Semba de Angola. Echen una ojeada a su tema Mona Ki Ngi Xica, sin duda es un músico con una gran personalidad, tiene su propia versión del Sodade de Cesárea Évora. También quisiera resaltar la figura de la cantante de Burundi, Khadja Nin y su tema famoso en España, llamado Sina mali, Sina deni (FREE). No están todos los músicos de África, pero sí los que he creído más relevantes. Agruparlos todos sería una labor intensa que seguramente dejaría músicos en el tintero, espero los escuchen y se deleiten con estos grandes de la música. Algunos conocidos, otros, no tanto, pero en definitiva son músicos que merecen nuestro lugar en las playlist personalizadas. Siento no haber añadido a otros músicos de otras latitudes, aunque siempre África. Siempre África. Aunque a veces nos salgamos del mapa del continente africano para reencontrarnos que el africanismo es un amplio mundo que, de manera global, nos lleva a encontrarnos con músicos afrodescendientes esparcidos o diseminados por cuestiones pasadas, de años pasados de esclavitud, y de una anómala época de oscuridad como en los magnolios del strange fruit, nos narran dos divas de la canción en clave de jazz. Que tan bien nos cantaron Billie Holiday y Nina Simone. 

Parece que lo africano, sea de la nacionalidad que sea, tenga en su impronta una clara armonía en son con el arte de danzar, de cantar, de tocar música, en fin, que es todo una manera de vivir. Desde el blues de Muddy Waters, a la elegancia melódica de la voz de Ella Fitzgerald, al Respect de Aretha Franklin, como a las Four Women de Nina Simone al piano, todos han demostrado su talento arraigado al África moderna. 

Escuchen música, interpreten música, también escríbanla. La música empieza donde terminan las palabras decía Beethoven, pero yo añadiría que mejor si esa buena música va ligada a unas bonitas y certeras palabras. Como diría el colombiano Andrés Caicedo: ¡Viva la Música!

Fuentes: Google, Wikipedia, YouTube, Spotify. 

10º Número de la revista literaria Nevando en la Guinea.pdf

la importancia de las humanidades (Cecilio Olivero Muñoz)

En este país, sin duda, hay muchas mentes brillantes, tenemos el ejemplo de Luis Antonio de Villena con su poesía, artículos y ensayos; tenemos a Antonio Escohotado con su opinión inteligente sobre drogas, aunque yo sea un renegado del hábito; también a Paul B. Preciado, con sus ensayos sobre sexualidad y transexualidad gonzo; a Vicente Luis Mora, con sus poemas y ensayos sobre literatura, y un largo etcétera. Digamos que la variedad de pensamiento es abundante. Y eso es un buen síntoma sobre la libertad para expresar su conocimiento en un país de políticos en total controversia constante, aunque en las apariencias. Uno de mis autores favoritos es Eloy Fernández Porta, no sólo por su humor irónico, satírico, ácido, sino porque es un excelente lector y un gran ensayista que nos aclara términos de nuestra época. Es sarcástico a veces, otras, agudo y perspicaz, otras, visionario y crítico, en fin, es un pensador en toda regla. En sus libros nos habla de alta y baja cultura, de amor en época capitalista, con referencias de cara a las emociones, la música, el cine, la vida exhibicionista, en realidad es todo un referente cultural y humanista en esta postmodernidad en la que tantas cosas quedaron atrás, en el blanco y negro de la filosofía.  Es la mente más lúcida en el panorama ensayístico. Su visión es paradigmática, difiere mucho de los escritores mencionados anteriormente,  aunque es un gran conocedor de diferentes ámbitos del mundo cultural visto desde la perspectiva de las humanidades, es un hiperbólico cuando hay que serlo dentro del razonamiento y del pensamiento crítico. Sus ensayos son un GIF que define nuestro mundo contemporáneo. Sus comparaciones, sus herramientas arguméntales, su gran conocimiento en todas las vertientes, nos habla de aspectos culturales y ejemplifica de manera magistral. 

Cuaderno de Píxel (Cecilio Olivero Muñoz)

9º Número de la revista literaria Nevando en la Guinea.pdf

El Bembé (Cecilio Olivero Muñoz)

Es un estigma en la memoria europea el haber esclavizado y torturado a millones de africanos, pero aún más el estigma es más profundo y arraigado para la comunidad afrodescendiente. En el Caribe y en América Latina los españoles, en Brasil los portugueses y en las Antillas y América del Norte franceses e ingleses. Es de cajón recordar el significado de la impronta que dejaron los europeos en cada grupo de esclavos africanos como los apellidos del patrón, caporal o mayoral, odio decir que fueron amos, nadie es amo de nadie, pero sí fueron jefes que les hacían trabajar a éstos esclavos comprados a un precio no muy elevado a cambio de nada, porque es conocido que éstos esclavos se alimentaban de los despojos de las reses sacrificadas y bebían el agua que se les daba a las bestias. Y digo bien, bestias, que es como trataban a la comunidad negra esclavizada. Es un estigma para la memoria mundial el que estas personas trabajaran de sol a sol a cambio de las miserias del patrón y su familia, ¿y qué dejaron ellos como huella hereditaria para la civilización de occidente? 

En Cuba y Brasil se hacía una fiesta religiosa llamada el bembé, de ahí han salido músicas como el guaguancó, la guaracha, la salsa, esto en Cuba y Puerto Rico, y en Brasil el africanismo dio lugar al tropicalismo que dio músicas como la samba y la bossa-nova, y danzas como la Capoeira. No hay que el olvidar en el norte de América por el río Mississippi salieron músicas como el jazz en Nueva Orleans, y el Blues en estados sureños como Alabama y Texas, de ahí fueron evolucionando hasta llegar a lo que es hoy día el RockandRoll por mediación también del Country y la música folk, que ésta era propia de blancos. También han evolucionado las músicas negras en Estados Unidos, como el Rap, Funky, y el Soul y se han globalizado por todo el mundo. Todas provenientes de la religiosidad como el Gospel. También en Venezuela se encuentra música como el Arrullo, son unas nanas que las madres esclavas africanas cantaban a sus hijos a modo de susurros. También Perú, emparejada con el vals peruano se encuentra el negroide, que es una fusión de tambores y cajas peruanas. Y esto es una mínima parte del tesoro otorgado a la humanidad a cambio de sufrimiento.

En esta fotografía muestro la puerta del no retorno, está en Senegal (África) que es de donde salían los esclavos para ser esclavizados y vendidos, tiene un aspecto tétrico y es un monumento histórico lamentable, yo como europeo siento vergüenza ajena. He intentado recrearla a mi manera haciendo un llamamiento en contra del racismo que sea, de la índole que sea, es una fatalidad y una sombra oscura del pasado. 

Blackout Tuesday

PURPURINA.pdf

Vivir mientras tanto.pdf