3er número de la revista Nevando en la Guinea.pdf

img_2613

3er número de la revista nevando en la guinea.pdf

agua caliente de sol (Cecilio Olivero Muñoz)

IMG_2731

Agua en cubos caliente de sol,

parir es el hoy, la fragancia fue en mayo;

cuando el dios del esparto frota tu yo

canturrea mientras te das un baño,

oí mi nombre con cariñoso algodón

y con tu voz dabas caricia y milagro,

te nace la tarde en tu gran corazón

y una pregunta acude al dolor descalzo.

Te contestan en el silencio con tos

y se persigna un destino en cada mano;

caben mil suspiros en esta canción,

tapiz con pavos reales y papagayos,

cabe en este sueño vainilla un amor,

un ruiseñor, y tres niñas cuentan rebaño,

cabe pacato baile con despertador,

cabe lo precario, cabe un tiempo huraño,

cabe una prisa ajena y doña coliflor,

una risa, una pena, una siembra en vano,

cabe agua en cubos caliente de sol,

cabe una tristeza que mira hacia abajo,

sin ti, ninguna navidad será luz y color,

tu calor partirá como parte el verano,

si en la paella de domingo, tú eres el arroz,

también eres fuerza e instinto, lo cotidiano,

eres moral despierta, sentimental educación,

sacrificio que se levanta temprano,

agua en cubos caliente de sol

te imitan auroras, te olfatean el rastro,

agua en cubos caliente de sol,

tu sombra atrae refugios en su simulacro,

cada veinte de marzo es un sí y es un no

y una vértebra agota su función de diario,

finges desdén ensayado tras tu emigración

un telón que sube torpe en cada entreacto,

así es la vida, dureza y tesón,

y espejo del mundo inmundo hecho teatro.

Agua en cubos caliente de sol,

la sepultura espera,

cada final tiene un último acto.]

Réquiem del crisantemo funeral (Cecilio Olivero Muñoz)

IMG_2518

No puedo negar que te tuve a ratos presente

en mi sofá, en mi mirada, en el paladar;

la vanidad suele ser morada frecuente,

¿No sabes que es corto el camino por andar?

A veces yacemos rezando por el ausente;

renuncio al cemento, prefiero el oquedal,

echar de menos la incógnita latente

de si es la nada o si la nada es adimensional,

el alegre palpitar que deja el sí reciente,

la mortaja fría en un triste hospital,

déjame la paz, déjame ser calma decente,

no ser mentira, tampoco ser verdad,

déjame partir de este baile para siempre

donde se respira el réquiem del nunca jamás,

réquiem es la vida un uno de noviembre,

quizá acuda al lecho un ejército del mal

liderado por el esqueleto de la muerte,

acude este réquiem como prisa vegetal

y que ya no expliquen ¿¡quién fuese suerte!?

Para derramar el gran milagro del pan

que consagra su espiga y su sal al quererte,

te dirán que fuiste bueno, una, y otra vez más,

que fuiste cobarde y que fuiste valiente,

la gente habla porque es muy fácil hablar,

reposo final de dar un paseo inocente

como un paso al frente, y no regresar atrás,

la vida es parte del negro luto solemne,

la vida es beso que se evapora de aguarrás,

siempre quedará ese paseo total pendiente,

siempre habrá sonrisas partidas por la mitad,

siempre caerá el diente antes que la simiente,

siempre habrá lugar y una última soledad.

Nevando en la Guinea -Historia de una utopía- (Cecilio Olivero Muñoz)

1540043025435

En 2008 comenzó a publicarse Nevando en la Guinea. Han pasado diez años, aunque en el 2014 dejamos de publicar y la retomamos en mayo de este mismo año 2018. Al principio publicábamos cada semana, después cada mes y acabamos publicando de manera trimestral, ya que nos era imposible publicarla con un mínimo de calidad. Primero fueron dos blogs-revista, luego incorporamos la web con todos los PDFs (números que llamábamos caterva) e introdujimos entrevistas (véase ediciones pasadas en el 2009 y en adelante), vídeos sobre literatura y artículos de Juan A. Herdi y míos. Al principio no era revista, era una caterva en formato PDF en la que nos congregábamos una serie de escritores y poetas haciendo alarde de nuestro amor hacia las letras. El nombre se le ocurrió a Juan A. Nevando en la Guinea, parece una paradoja, ya que Guinea viene por cómo llamaban los europeos por el siglo XVI al continente africano, y también, todo hay que decirlo, porque es casi imposible una nevada en África, a menos que ésta sea en el Kilimanjaro, y con el cambio climático, ya ni siquiera ahí. El nombre de la revista (ya ha dejado de ser caterva y ahora sí es una revista) es una utopía que tiene un sentido global debido a los cambios de nuestro planeta y las paradojas que conviven con los amantes de la palabra escrita.

IMG_2197

Y digo paradoja por que la revista se maqueta y se encuaderna en Venezuela. Ahora es una revista como exige el personal que la disfrute y todo un compendio de buenas y bellas virtudes que se pueden disfrutar desde las webs/blogs www.nevandoenlaguinea.com/ y www.nevandoenlaguinea.org/ La publicamos en dos lugares simultáneamente, el primero con scroll infinito, el segundo más sencillo y simplista. Publicar en Venezuela es una utopía que se hace realidad en cada número, en cada voluntad firme de que lo utópico se haga realidad, aunque no imposible, gracias a Juaníbal Reyes Umbría y a la www.agencialiterariadelsur.com/ podemos decir hoy que sí es una revista. En ella se reseña, se relata, se poetiza, se hace crítica, se hace arte, se reivindica y se publicita. Tenemos los anuncios (consulten precios sin compromiso) que quieras más baratos y mejor elaborados del mundo literario, publicamos textos de calidad, hacemos un llamamiento reivindicativo para el gran continente que es África, y al final seguimos siendo caterva que nos ponemos a soñar musitando la palabra mágica Ubuntu (o todos, o ninguno) que es como decir para todos todo. Una utopía quizá para los que dudan de la fuerza de la unión, pero una realidad si miramos el horizonte con otros ojos. Para más información: nevandoenlaguinea@hotmail.com

2º Número de la revista Nevando en la Guinea.pdf

IMG_2397

2ndo Número de la revista Nevando en la Guinea.pdf

1er Número de Nevando en la Guinea.pdf

IMG_2110

1er Número de la revista Nevando en la Guinea.pdf

Nueva Nevando en la Guinea

Manden sus textos a nevandoenlaguinea@hotmail.com Gracias