Nostalgia de Johnny Hallyday (Juan A. Herdi)

IMG_2568

El mismo año de la muerte del Boris Vian, 1959, un jovencísimo Johnny Hallyday, con apenas 16 años, debutaba en la radio y en la televisión. Comenzaba así una larga carrera musical en el que el cantante francés se decantaba por el rock, fue a todas luces la rama rockera de la «chanson française», después de que quedara fascinado por Elvis Presley tras verle en la película «I love you».

No sé si Johnny Hallyday conocía en su debut al escritor, músico y articulista Boris Vian. Quiero creer que sí. Ambos estaban fascinados por la cultura de los Estados Unidos, por su música desde luego, el jazz, el rock, los espirituales negros o la música sinfónica del periodo de entreguerras, por su cine, que es la gran aportación norteamericana a la cultura mundial, y por su literatura, es la época de los beatniks, protagonistas de los 50 y 60, pero también de Faulkner, de Truman Capote, de Mailer, de Flannery O´Connor, de Salinger o de Steinbeck.

No es de extrañar: hubo una relación intensa entre las culturas norteamericana y francesa a lo largo del siglo XX, pero sobre todo a partir de los años cuarenta, relación que bien podríamos calificar de ida y vuelta. Del mismo modo que en Francia fascinaba lo norteamericano, lo francés atraía a muchos artistas de Estados Unidos. Josephine Baker se quedó en Paris desde que arribara a Francia en 1925 mientras que gran impacto causó en Charlie Parker la vida musical de la capital francesa, un músico que inspiró, por cierto, uno de los mejores relatos cortos de Julio Cortázar, «El perseguidor». Sería enorme la lista de autores y músicos de ambas orillas fascinados por el otro lado.

Resultaría interesante buscar lo común entre Boris Vian y Johnny Hallyday, aunque tal vez compartieran sólo esa fascinación por lo norteamericano, por el hecho de quedar ambos muy imbuidos de esa cultura ágil y convulsa, lo cual fue un rasgo incluso generacional, pero puede también que hubiera una cierta influencia en el cantante del escritor. En todo caso, fueron dos ejemplos de ese vínculo estrecho entre ambos países. Si escuchamos atentos a Johnny Hallyday podemos incluso sentir en ese tono suyo tan melancólico y sentimental algo muy propio de algunos relatos literarios, musicales o cinematográficos que nos llegan de Estados Unidos. Aunque tal vez esta sensación apenas sea una divagación mía.

Sea lo que fuere, hace un año que murió Johnny Hallyday. Apenas es conocido fuera de la francofonía, aunque colaboró con músicos de otros países y actuó también fuera de Francia. En España Loquillo realizó un dueto en 2008 con el cantante francés, del que resultó «cruzando el paraíso». En esta canción se entrevén algunos de las referencias sempiternas de Johnny Hallyday, referencias al descenso a los infiernos, a la sensación melancólica de pasar por la vida casi de puntillas, a la impotencia de no poder aportar más al mundo, a una vaga impresión de pérdida y soledad. Creo que hay mucho de esto en casi todas las canciones de Hallyday. También en él mismo lo hay, en una figura algo hosca en su aspecto, pero también no poco taciturna y nostálgica.

Incluso en su paso por el cine, porque también tuvo su faceta de actor en un puñado de películas, se nota esos rasgos. En «L´homme du train» («El hombre del tren»), de Patrice Leconte, interpreta a un ladrón de bancos que llega a una pequeña ciudad francesa y ante la imposibilidad de alojarse en un hostal, están todos cerrados, acaba en la casa de un profesor de literatura jubilado, interpretado por Jean Rochefort, con quien charla largo y tendido, más bien charla el antiguo maestro, y se siente que ambos renunciarían sin dudarlo en absoluto a sus vidas respectivas por encarnarse en el otro, cuya vida les parece a cada uno de ellos mucho más interesante.

A un año de su muerte resulta imposible no sentir una nostalgia más que notable por Johnny Hallyday. Es un tópico: nos queda sus canciones y sus actuaciones periféricas en el cine. Pero también su propia presencia, sus palabras, su melancolía entre sus gestos.

Réquiem del crisantemo funeral (Cecilio Olivero Muñoz)

IMG_2518

No puedo negar que te tuve a ratos presente

en mi sofá, en mi mirada, en el paladar;

la vanidad suele ser morada frecuente,

¿No sabes que es corto el camino por andar?

A veces yacemos rezando por el ausente;

renuncio al cemento, prefiero el oquedal,

echar de menos la incógnita latente

de si es la nada o si la nada es adimensional,

el alegre palpitar que deja el sí reciente,

la mortaja fría en un triste hospital,

déjame la paz, déjame ser calma decente,

no ser mentira, tampoco ser verdad,

déjame partir de este baile para siempre

donde se respira el réquiem del nunca jamás,

réquiem es la vida un uno de noviembre,

quizá acuda al lecho un ejército del mal

liderado por el esqueleto de la muerte,

acude este réquiem como prisa vegetal

y que ya no expliquen ¿¡quién fuese suerte!?

Para derramar el gran milagro del pan

que consagra su espiga y su sal al quererte,

te dirán que fuiste bueno, una, y otra vez más,

que fuiste cobarde y que fuiste valiente,

la gente habla porque es muy fácil hablar,

reposo final de dar un paseo inocente

como un paso al frente, y no regresar atrás,

la vida es parte del negro luto solemne,

la vida es beso que se evapora de aguarrás,

siempre quedará ese paseo total pendiente,

siempre habrá sonrisas partidas por la mitad,

siempre caerá el diente antes que la simiente,

siempre habrá lugar y una última soledad.

Nevando en la Guinea -Historia de una utopía- (Cecilio Olivero Muñoz)

1540043025435

En 2008 comenzó a publicarse Nevando en la Guinea. Han pasado diez años, aunque en el 2014 dejamos de publicar y la retomamos en mayo de este mismo año 2018. Al principio publicábamos cada semana, después cada mes y acabamos publicando de manera trimestral, ya que nos era imposible publicarla con un mínimo de calidad. Primero fueron dos blogs-revista, luego incorporamos la web con todos los PDFs (números que llamábamos caterva) e introdujimos entrevistas (véase ediciones pasadas en el 2009 y en adelante), vídeos sobre literatura y artículos de Juan A. Herdi y míos. Al principio no era revista, era una caterva en formato PDF en la que nos congregábamos una serie de escritores y poetas haciendo alarde de nuestro amor hacia las letras. El nombre se le ocurrió a Juan A. Nevando en la Guinea, parece una paradoja, ya que Guinea viene por cómo llamaban los europeos por el siglo XVI al continente africano, y también, todo hay que decirlo, porque es casi imposible una nevada en África, a menos que ésta sea en el Kilimanjaro, y con el cambio climático, ya ni siquiera ahí. El nombre de la revista (ya ha dejado de ser caterva y ahora sí es una revista) es una utopía que tiene un sentido global debido a los cambios de nuestro planeta y las paradojas que conviven con los amantes de la palabra escrita.

IMG_2197

Y digo paradoja por que la revista se maqueta y se encuaderna en Venezuela. Ahora es una revista como exige el personal que la disfrute y todo un compendio de buenas y bellas virtudes que se pueden disfrutar desde las webs/blogs www.nevandoenlaguinea.com/ y www.nevandoenlaguinea.org/ La publicamos en dos lugares simultáneamente, el primero con scroll infinito, el segundo más sencillo y simplista. Publicar en Venezuela es una utopía que se hace realidad en cada número, en cada voluntad firme de que lo utópico se haga realidad, aunque no imposible, gracias a Juaníbal Reyes Umbría y a la www.agencialiterariadelsur.com/ podemos decir hoy que sí es una revista. En ella se reseña, se relata, se poetiza, se hace crítica, se hace arte, se reivindica y se publicita. Tenemos los anuncios (consulten precios sin compromiso) que quieras más baratos y mejor elaborados del mundo literario, publicamos textos de calidad, hacemos un llamamiento reivindicativo para el gran continente que es África, y al final seguimos siendo caterva que nos ponemos a soñar musitando la palabra mágica Ubuntu (o todos, o ninguno) que es como decir para todos todo. Una utopía quizá para los que dudan de la fuerza de la unión, pero una realidad si miramos el horizonte con otros ojos. Para más información: nevandoenlaguinea@hotmail.com

despedida y cierre

Made with Repix (http://repix.it)

Entrevista al poeta y escritor Rodolfo Leiro.pdf

Rodolfo Leiro (primer plano)

Rodolfo Leiro (entrevista)

Juan Gelman (vídeo)

12º Número de la revista literaria Nevando en la Guinea

12º NÚMERO DE LA REVISTA LITERARIA.pdf

12º NÚMERO DE LA REVISTA LITERARIA

DIGITAL MENSUAL

NEVANDO EN LA GUINEA

LVIº de la 2ª etapa/01-06-2011

EDITORIAL LVI

Por la creatividad, por la imaginación … por la revolución

Hacía tiempo que no veíamos nada igual en España. Hacía tiempo que la indignación, la frustración colectiva, el desengaño y un profundo fatalismo se habían instalado en la sociedad española. Daba la sensación de que la crisis estaba inmovilizando todavía más a una sociedad demasiado paralizada. Pero de pronto todo ha cambiado y se ha desembocado en un alud de creatividad, imaginación y belleza. Porque bello es lo que está ocurriendo en las plazas de muchas ciudades del país.

Hombres y mujeres de todas las edades y condición expresan desde el 15 de Mayo su enfado, su rabia, su necesidad de que las cosas cambien de verdad. Surge todo ello de la irritación causada porque la crisis la estemos pagando quienes no la hemos causado y sobre todo quienes no nos hemos enriquecido con su mercadeo especulativo, más bien al contrario, nos hemos empobrecido, y no sólo hablamos en lo económico, también nos hemos empobrecido en lo social, en lo cultural, en lo colectivo, en lo ético. Qué la paguen ellos, han clamado y claman los reunidos, los indignados, que es como se llama también este movimiento en referencia al libro de Stéphane Hessel, que la paguen los ricos, los banqueros, los empresarios codiciosos, los políticos que miraban hacia otro lado sin querer darse cuenta de que el pelotazo iba a darnos una colleja en forma de baño de realidad o despertar brusco.

Pero además este movimiento va más allá de la mera protesta, del enfado público: hay un cuestionamiento del sistema desde abajo, desde la base, un cuestionamiento de todos los ámbitos de la realidad. Porque no sólo se repudia la corrupción o un sistema representativo que ha distanciado la política oficial de la vida real, no sólo se rechaza la precariedad laboral y vital o la avaricia de unas empresas que despiden personal aun cuando continúan obteniendo beneficios, no sólo se plantean cuestiones políticas o económicas, sino que la protesta va mucho más allá, atañe a la propia existencia, a nuestro modo de vivir, de relacionarnos, de ser, de amar y de aproximarnos a la cultura. Se reclama una cultura viva, una nueva creatividad que haga de nuestra vida cotidiana también una obra de arte y no considerar el arte como algo externo a nuestro día a día.

En las plazas se habla de creatividad, de imaginación y de revolución, palabras que el capitalismo real -tan opresor, tan empobrecedor y cruel- había desterrado de nuestro vocabulario en aras de un realismo de pacotilla que nos exigía trabajar horas y horas a cambio de un salario miserable, de consumir sin parar para sentirse integrado, de ser meros espectadores de la vida de los otros o de grandes eventos deportivos. Se ha dicho bien claro: queremos ser los protagonistas de la vida. Y las plazas se han llenado. Y se habla durante horas de todo.

El cambio revolucionario no ha de quedarse en lo estructural. Si algo nos ha enseñado la historia del siglo XX, es que no podemos quedarnos en la superficie, que el cambio no ha de ser sólo un mero proceso administrativo de los órganos del poder, de los aparatos de Estado o de las relaciones sociolaborales, sino que ha de afectar sobre todo a cada individuo, a su modo de pensar, de ser, de actuar. Esto es, a lo cultural en el sentido más amplio. Si no logramos esta implicación personal, veremos de nuevo levantarse tiranías brutales que convierten al ser humano en cautivos de lógicas de poder. Si no conseguimos esta creatividad, no conseguiremos ser libres.

Todo está por hacer todavía. Nadie sabe ahora mismo qué va a pasar y por dónde avanzará este movimiento. Pero por de pronto ya ha conseguido alegrarnos un poco la vida. Que es un buen comienzo para seguir creando.

***

MONÓLOGO Y EPÍLOGO

DEL EDITORIAL PRESENTE

(sobre revistas literarias digitales)

Sentimos decirles que esta revista

deja bastante que desear,

sentimos decirles que esta revista

no es una revista,

es una caterva de escritores y poetas

(excusa que nosotros mantenemos

en pos de nuestro propio autoengaño

y complacencia) que se edita en pdf

y de la cual muchos han dicho

que es lo más simple que han visto

desde que se acuñó el término “revista”

para esos blogs medio Fanzines

que parecen mendigos de la Cultura 2.0.

Por que sí, es la revista más simple

y más imperfecta de las que existen

en la blogosfera; en nada se parece

a otras que andan por ahí

y que son dinámicas en su esencia,

ricas en la variedad

y divertidas en imágenes y apariencia.

Las comparamos y pensamos:

⎯¿Vale la pena tal esfuerzo?

Pensamos que No. Casi nada merece tanta tinta.

Por que, aunque esta revista no se imprime,

para nada debe parecerse al Cultural,

o a la web Papeles Perdidos; esta revista

lo que tiene de atractivo es que es rápida

(su pdf tarda 2 segundos en cargarse),

y es la revista más original que hayan visto,

(y está feo que lo digamos nosotros)

cosa que estamos demostrando ahora;

esta revista no tiene muchos seguidores,

pero los que tiene son fieles a ella.

La comparamos con otras revistas literarias,

por ejemplo, la Revista Quimera,

cierto es que ésta se publica en papel, pero

que perfectos paladines son

de la literatura española actual. Ellos lo guisan

y ellos mismos se lo comen.

Al principio colgábamos audios,

hasta que los piratearon. Hay mucha envidia

en el mundo blogger 2.0, también

en el de las revistas para aficionados.

Ustedes se preguntarán:

⎯¿Y cómo es que no insertan

ni si quiera una foto? Aunque fuere

en la portada, para decorarla un poco.

No, nuestra prioridad es la rapidez.

Antes rápidos que bellos.

Empecemos hace unos tres años,

aunque a trancas y barrancas,

hemos hecho hasta radio.

Nevando en la Guinea es una apuesta

en contra de la soberbia,

cierto es que el vocablo “Revista”

es un mero eufemismo, pero lo a gusto

que nos quedamos cuando añadimos

lo de Digital Mensual. Ni lo imaginan.

Las revistas literarias son artilugios

para minorías y más si son de textos

de autor, o de diferentes autores.

Seguramente, esta revista no lleve fotos,

tampoco alardeará de escritores consagrados,

pero presume de que los escritores

que en ella publican, son amigos para siempre.

Gracias por participar.

***************************************************

**************************************

LA CALLE/PLAZA ES TUYA

Por Cecilio Olivero Muñoz

Cuando los olmos no dan peras

ni esperas que den nadas los todos

se llenan nuestras aceras

de esperanzas ungidas en lodo,

cuando las sartenes por el mango

ni tienen mango ni son sartenes

esperamos juntos salir del fango

ocupando avenidas y andenes,

queremos romper el gran letargo

que campa veredas y vaivenes,

iremos juntos hacia el reloj romano,

fletaremos cientos de trenes

para romper con el mismo verano,

para romper con la playa de siempre,

para romper con este asco,

donde prestamistas y retenes

retienen lo que un callo ha callado,

apostaremos por el sudor de las sienes,

liberaremos tal vez al embargo,

ya no contemplaremos fieles

vuestra consigna y slogan caducado,

ya no fingiremos ante el pesebre

de manipulados y de maniatados,

ya no reímos de tantas veces

el chiste que hemos escuchado,

ya no nos creemos la siempre

verborrea del futuro recortado,

tragadas las hieles en el vientre

se nos pudre la fe en lo tragado,

se nos pudren también los dientes

y seguimos siendo pueblo esclavo,

tenemos mucha deuda pendiente,

demasiada voluntad hemos pagado,

el pueblo ha dejado de ser obediente,

la calle ya no cree en el milagro,

no se multiplican panes ni peces,

cada día se sacrifica algún santo,

bajo los adoquines subyace la fiebre

que hizo brotar la verdad de antaño,

la realidad está en todos candente,

no queremos un futuro prestado,

queremos lo que sudamos y nos duele,

quieren hartarnos de cansancio,

sabemos cuando nos mienten,

creemos que podemos lograrlo,

tomaremos la calle una o mil veces

y veréis que es sincero este hartazgo.

*************************************************

***********************************

PLAZAS

Por Juan A. Herrero Díez

– La revolución sabe a curry y huele a azahar. ¿Te has dado cuenta?

Me quedo mirando a Susana no sin sorpresa. Le surge de pronto el lado romántico que nunca ha tenido, o por lo menos no me ha mostrado hasta ahora o yo no he sabido ver hasta hoy. Aquí, en nuestra ambigua relación de amistad, de semienamorados o de amigos con derecho a roce, no sabría definir lo nuestro, los roles están invertidos, ella es quien aporta racionalidad, lógica y práctica, mientras que yo me dedico a cultivar las artes y las letras, que se dice, muchas veces al margen de las normas y las reglas sociales, pero sobre todo del sentido común.

– Me he dado cuenta, sí.

En realidad no me había fijado, pero es cierto: la plaza está totalmente ocupada y los naranjos que la circundan -me doy cuenta también de que no es normal cultivar naranjos en los espacios públicos de una ciudad tan grande- sueltan el olor  a azahar que lo llena todo de primavera mientras que los chicos que se dedican a cocinar para quienes acampan y se acercan le ponen curry a mansalva al arroz con verduras. La ciudad, es cierto, sabe a curry y huele a azahar.

Se siguen golpeando las sartenes, los cubos de basura, las latas de bebida, se agitan llaves anilladas, se entrechoca tenedores, todo lo cual provoca un ruido infernal -¿por qué somos en este país tan aficionados al ruido?-, y de tanto en tanto se grita: In-dig-na-dos, a-anti-anticapitalistas, no-les-vo-tes, que-se-va-yan-to-dos.

Susana me besa, tampoco estoy habituado a sus gestos de cariño, y me dice que es feliz, que por fin se siente a gusto en esta ciudad. No sé si me lo tomo muy bien, no sólo porque parece que no participo en su felicidad, no la creo yo, estoy como al margen de ella, lo que me preocupa, también porque temo que sea necesario movilizar a la sociedad entera en actos político-sociales para que se sienta bien y para que de pronto abandone cierta inquietud permanente en su espíritu, una constante tristeza en su mirada y una distancia inmutable.

Nos encaminamos hacia el centro de la plaza, lo que no resulta fácil, está a reventar. Veo caras conocidas, compañeros de los años de universidad, activistas que compartieron en algún momento horas de militancia, personas con quienes me he cruzado alguna vez en manifestaciones y concentraciones a las que acudí hasta que me entró un profundo fatalismo histórico. Nos encontramos con Néstor, entusiasmado. En cuanto nos ve, apunta hacia el edificio de la telefónica.

– Habrá que volverlo a ocupar. -Nos grita.

– Para que nos vuelvan a reprimir los estalinistas. -Le respondo (brota de nuevo mi fatalismo histórico, no puedo evitarlo).

– ¡Viva el POUM!¡Viva la CNT! -Grita alegre y le perdemos la pista, sumergido entre la gente que se pone en ese momento a saltar.

Seguimos avanzando. Se forman pasillos por los que podemos marchar en fila india. Hay rostros alegres, pero no con una vana alegría insustancial, sino con la que crea el entusiasmo por mostrar que ya no vamos a estar callados, así, en plural, en colectivo, todos somos uno y somos todos, que diría Rubencito en algunas de sus peroratas anarcopoéticazapatistas. Susana, en un instante en que nos quedamos atascados, me abraza. Va a ser una noche larga y extraña.

Lo cierto es que a mí me entra no poca tristeza, un sentimiento raro mezcla de alegría pero también de desconsuelo porque las cosas ocurran cuando no estoy muy animado, cuando siento que pocas cosas valen la pena, después de que me haya asomado al precipicio, aunque todo pasa, como dice en su canción mi amigo Oli, menos el amor, no sé si el individual, el que proyecto en Susana, por ejemplo, o el colectivo, amor por una humanidad alzada, aunque sé, fatalismo dixit, que fuera de la plaza mucha gente, la mayoría, sigue llevando sus vidas anodinas, de trabajo a las tiendas y de las tiendas a casa sin esperar nada, sin cuestionar nada, aunque tal vez soy yo que les juzgo les veo así en un prurito de falsa superioridad.

Sigo abrazado a Susana y todo sabe a curry, también sus besos, y huele a azahar, también su piel. Quizá sea así la revolución de verdad. Quizá no. Pero ahora mismo me da completamente igual.

Sants, Mayo de 2011

**************************************************

************************************

SELECCIÓN DE POEMAS

Por Francisco Jesús Muñoz Soler

VIVIR

Vivir es un ejercicio de actitud constante un dejarse llevar y a la vez retener las complejas esencias de nuestras emociones y sentimientos.

***

PORQUE ES BREVE

Porque es breve, cruel, terrible e inclemente la vida que nos toca vivir, debemos agarrarnos a ella para que en el día de nuestra propia muerte sepamos que al menos tuvimos la dignidad de querer vivirla, de ser reyes de un minúsculo pero espléndido fulgor.

***

QUE FRÁGILES SON NUESTRAS VIDAS

Que frágiles son nuestras vidas

que fugaces, que absurdas,

que crueles, que hermosas

mientras duran.

***

CERTEZA

A mi hijo se le murieron los abuelos,

a uno no lo conoció,

al otro casi por fotos,

ha asimilado que los abuelos se mueren

y da por bueno y lógico

que moriré cuando sea abuelo,

en su conforme seguridad yo le pregunto,

mirándole a los ojos,

tendrás hijos,

por supuesto me dijo

íntimamente convencido.

….y seguimos en lo nuestro, en lo incierto.

****************************************************

*************************************

SELECCIÓN DE POEMAS

Por Luis Alberto Chinchilla Elizondo

NATURALEZA

Te invito a pasear

Por este viejo camino

Donde la maldad del ser humano

Aún no ha llegado.

Empapados de tiempos de bondad,

La sombra nos refresca

Y la tierra quiere suplicar.

Con el paso del viento

Los bambúes hablan,

Al caer la lluvia,

La sedienta tierra

Vuelve a suspirar.

Bajo el Cielo pleno de paz,

La quietud une nuestras miradas

Llenas de sinceridad.

Con un puñado de sentimientos

Al lado del camino, dices,

¡Las flores son páginas

Que reflejan la verdad!

Pétalos de rosa nos miran

Como a niños,

Que vienen y van.

La ciencia y la prisa

Ya no están más,

Sólo las piedras del río

Bajo el agua cristalina,

Con los rayos del sol

Brillan sin cesar.

Sigamos luchando naturaleza

Para seguir cultivando vuestra belleza

Que los años no apaguen el H2O.

Las nacientes no desaparezcan,

La lluvia quede impresa,

En las generaciones

Que están por llegar.

***

EL GIRASOL

Seré un girasol en tu jardín,

Alzaré mis pétalos para mirarte

Siempre he mirado hacia el sol

Te encontré, y sigo dos luceros,

Adornados por su cabello,

Esos luceros me acarician con la mirada

Sigo mirando esos dos luceros,

Tan lejos en el firmamento

Y quiero pintarlos para guardarlos

Muy cerca de mi corazón.

Dormir con ellos bajo mi almohada

Para despertar de madrugada

Besarlos con mucha pasión.

Ya se esconde la luna

Amanece otro día,

Despierto otra vez, siendo un girasol

El que siempre mira hacia el sol

Y te saluda por la ventana

Buscando un gota de rocío, que me refresque

Como me refrescaba la luz de tu mirada.

Autor: Luis Alberto Chinchilla Elizondo

Grecia, Alajuela, Costa Rica

************************************************

************************************

La leyenda del campesino de San Luis de Grecia

Por Cristian Claudio Casadey Jarai

Había una vez un campesino muy famoso por sus ocurrencias que vivía por San Luis de Grecia. El hombre era muy inteligente y humilde, lo que ocasionaba un poco de envidia entre algunos vecinos. Debido a esto, un colega le quiso jugar una mala pasada:

-Don Luciano, viera usted de que escuché que estaban hablando mal de su persona… – expresó el malintencionado.

-¡Espérese don Julián! ¿Ya hizo pasar por las tres piedras lo que desea contarme? – replicó con astucia el agricultor.

-¿De qué tres piedras me habla? – preguntó sorprendido el hombre.

-Vea mi amigo, a cualquier chisme hay que hacerlo pasar un río. Para cruzar sus aguas debe saltar sobre tres piedras, si se cae en alguna, ese comentario no vale la pena ser escuchado.

-¿Y cómo es eso? – inquirió aun con más dudas don Julián.

-La primera piedra es la verdad ¿Está usted seguro de lo que quiere decirme es completamente cierto?

-Pues la verdad no, sólo escuché que lo comentaban unos vecinos.

-Comprendo, al menos podría haber pasado ese chisme sobre la segunda piedra, la bondad ¿Es bueno para alguien conocer esa información?

-Pues no, la verdad que tampoco es buena. Por el contrario, es una difamación.

-Está bien, al menos veamos si atraviesa la tercera piedra, la de la necesidad ¿Es necesario que me entere de semejante chisme que tanto molesta?

-No, realmente no, no es necesario…

-Entonces, como no es verdadero, ni bueno, y mucho menos necesario, lo mejor es que caiga en el río del olvido, pues no ha podido saltar sobre ninguna de mis piedras.

-Vaya don Luciano, creo que he aprendido la lección…

Desde entonces, nunca más se vuelve a escuchar un chisme en el pueblo de San Luis de Grecia.

***************************************************

************************************

SELECCIÓN DE POEMAS

Por Juan Pedro Ruiz Giménez

Venus dicotómica

Descendí los peldaños de mi propia existencia,

de volúmenes imposibles.

Trazando una elipse desdoblada,

que se perdió entre la profunda oquedad

de una realidad cuadriculada.

Y me perdí en mi propia conciencia.

Debatiendo ya aturdido entre diversas dicotomías.

Buscando las curvas perfectas.

La sensualidad de la madera

deliraba entre mis manos

sus vetas ocres rasgaron mi alma

ya entregada al embrujo,

de otra dimensión positivada.

Redimensione un centro difuso y excéntrico.

La voltee sumergiéndome entre esferas tubulares,

olas y remolinos quebrados por rectas

que emergían cual altos acantilados,

para acabar presa de mi delirio.

Más allá en el Angulo oscuro,

descubrí las formas de esa Venus dicotómica,

que siempre estuvo allí

ajena a mi pobre existencia.

***

VIDA

Esta máscara

anudada de  gestos,

de hilos que agitan

mi conciencia banal.

Este disfraz

de polichinela fingido,

prendido y adherido

a mi propia marioneta,

que tanto me acecha…

me da a entender,

que amar,

envejecer y morir,

son los argumentos

de mi sainete,

mi comedia

y circunstancias.

¿El tiempo?…

la dimensión

de un poema olvidado.

***

Extracto de navidad en el extrarradio (metáforas)

No quiero seguir siendo espectro lastimero,

bandera erguida a media asta,

trémula, a la deriva, sujetando mi sombra desde abajo

absorbiendo y rumiando, viviendo el día a día.

No quiero para mí tantas desdichas.

****************************************************

*************************************

SELECCIÓN DE POEMAS

Por Maximiliano Spreaf

Tumba

Hay final?

veo tu tumba

y no veo tu final.

Es el modo que encontraste

para pensar que ya no

me necesitabas? Para huir.

Para no ser. Para que?

Tu salto fue glorioso,

elevado, único

y el golpe final te encontró

en el mismo lugar

del que saliste.

Eras vos mientras caías?

Me viste en la cinta final de tu vida?

Tu tumba me llama

y me llamara siempre

a las horas mas extrañas

en los momentos mas difíciles

y menos oportunos.

Me describiste en tu silencio

me olvide de desearte suerte

en tu caída,

sos feliz al final, SERAS.

***

El Error

Quiero redimir,

el hecho de que nos hayamos cruzado.

Y darle un sentido a tamaña

equivocación,

De esta ciudad seca,

que se empeña en juntar

A los que no nos amamos.

Quiero que nazca

en mí un germen de olvido

Que se funda en mis entrañas

y crezca fácil y fuerte,

Ni que decir tengo,

que quiero, que crezca

Veloz y consciente.

Que al mirarlo pueda decir,

que todo ya se ha olvidado

Que no me acuerdo tu nombre,

ni tu casa, ni tu cara,

Y todo aquello marcado,

por miserables semanas

Se convierta en un grotesco,

que rehaga mis mañanas.

Que me ría de las cosas,

y sucesos y demases

Que marcaron pocos días,

horas bellas,

irreales.

Nada de lo vivido se parece

a estos recuerdos.

Nada de esos recuerdos pueden

marcar esta historia.

Quiero redimir el hecho,

de que nos hayamos cruzado.

***

Clavos y flores

Llevas el viento, en tu silencio,

sabes a orgasmo y a placer,

tus labios, indiferentes,

manos, pies,

la misma piel. Toda de olvido,

y de distancia,

toda de puntos… clavos,

y flores.

Negarse siempre,

no ver si jamás fuiste,

yo no seré,

largo camino el de olvidarte

y desgastante el ¿para qué?

****************************************************

************************************

DEL DICHO AL HECHO

Por Cecilio Olivero Muñoz

MAL DE MALES

(soneto)

Nadie viene a comer de este plato

Nunca nada carece de total olvido

He pecado quizás de insensato

Mal entre tantos que yo he asumido

He sabido resurgir de estos males

Invernales los caminos han sido

Me han herido corrosivas las sales

Me desconozco en lo ya conocido

Me retuerzo entre charlas triviales

Aunque nunca me doy por vencido

No son anodinos ningunos rivales

Siempre el error es lo consentido

La saqué de las aguas fecales

Traspasé la raya de lo permitido

Ahora recojo estas medias mitades

Ya no pierdo pues todo he perdido

Que otras nadas le den otros nadies

Que ningún todo le dé lo querido

Que otras deudas no le salgan de balde

Que su mejor silencio sea el ruido

Que no abran puertas sus llaves

Que le despierte de noche mi aullido

Que sus vacíos sean todos tan grandes

Como causas que no tienen sentido.

***

ESPAÑOLITO Y POETA

POR LA GRACIA DE DIOS

Una tarde,

si mal no recuerdo,

los poetas del sur de España

tiraron de mí

contra los poetas del norte de España

que de mí también tiraron.

Incluso,

me partieron el hocico de tanto

tira y afloja

y mis labios eran cárdena sangre

de caliente rastro y semilla hueca

que la página fértil absorbía

y que la intuición atenta ansiaba.

Tiraban de mí para repartirse

un arlequín dormido y eterno

que subsistía en mi noche,

y brotaban de él guerras apagadas

con pólvora cruda que a unos

les pudría la dentadura

y a otros les subía la fiebre.

Los poetas del norte dijeron

que de mí les pertenecía

la escena de sátira y lujuria

entre timbas y saturnales de Valle Inclán,

y los poetas del sur dijeron

que de mí solamente querían

sonidos de acequia dados por Federico,

y otros mitos arcaicos de celuloide

que merodeaban los cines de barrio

entre misterios y fantasmas,

ellos, fosforescentes insistían,

quisieron ser mi frente y mi ombligo,

quisieron ser la tragedia pequeña

en su presencia aupándose

como una salamandra de barro,

quisieron ser mi gasolina corrupta

y mi escafandra en el trastero,

mi resplandor público

y mi manuscrito adolescente.

Quisieron ser

una luna cuántica

y un sol eclipsado de piel;

los poetas de mí tiraban insistentes,

querían con ello repartirse la voluntad

del Vespino azul y oxidado

de mi tío Aurelio Campollano,

querían repartirse mi cuerpo

de ángel estropeado,

querían tener consigo

la libertad en un bolsillo trasero

con pretensiones de ser interior.

¡Soltadme!

Malditos y soberbios poetas,

que pertenezco al pacto

del ciego topo y la víbora rabiosa,

rastreo y rastreo

la senda sumergida

y encuentro cristales sagrados

en un beso frío de mujer,

¡Callaos!

Poetas con desdén remilgado,

que os parta un rayo

esa triste canción escogida

y cumplid con vuestra

honrada justicia vacía

y lograd refugio en la oda,

dejadme, a mí solo, dejadme,

pues yo soy la sangre que olvida España,

que olvida España.

España olvida.

***

TIC TAC

Frente el Tic Tac de mi gato chino

suelo trepar yo solo las paredes,

mundo especial que yo cuido y mimo,

mundo que ya dañarlo no puedes.

Yo caigo como un trapo

[en la red de redes,

¿por qué has dejado en mí

[un tuétano dañino?

¿Por qué no encuentro

[punta a estos alfileres?

¿Por qué ahora no soy el mismo?

¿Por qué has dejado escarcha

[en lo que eres?

Frente el Tic Tac de mi gato chino

suelo trepar yo solo las paredes,

él mueve su brazo muy sibilino,

comparo esta ruptura con otras veces.

A cuenta descuentas tu desatino,

dejas un sucio saldo pendiente,

si hablamos de vil oportunismo

ya con tus deudas pagué suficiente,

pues yo con mi Tic Tac

y mi gato chino

suelo volver después de perderme,

suelo hilar aún más fino,

suelo ser yo entre tanta gente.

Frente el Tic Tac de mi gato chino

suelo trepar yo solo las paredes,

gato amarillo y lindo minino,

algo me debes y pagar no puedes.

***

EL GUARDIÁN NOCTÁMBULO

Homenaje a Vicent Andres Estellés

y José Agustín Goytisolo.

Soy el guardián de mi pueblo

en la primitiva noche de los tiempos;

en la noche parece no ocurrir nada,

sin embargo, yo conozco

cada acto, cada movimiento

que se ejecuta a mi alrededor.

La noche es larga como un “aullido interminable”

y gime solitaria cuando todo el mundo duerme.

Sé, por ejemplo, cuando se levanta

mi vecino del piso de arriba. Lo sé

por como arrastra la puerta de su cuarto,

debe estar rota de las bisagras.

También sé que a las once en punto

mi vecina de abajo acuesta a su hijo,

lo sé por que el niño llora y se resiste.

Debo conocer cada paso de los que

me rodean, indago en su cotidianidad;

sé, por ejemplo, que los vecinos de al lado

llegan a casa demasiado tarde,

pasan todo el día afuera, no sé adónde,

pero sé que lo están pasando mal,

lo sé por el silencio en su trasiego.

Oigo al otro vecino de al lado salir

temprano al trabajo, y algo después,

a su inquilino; los oigo romper el silencio

de la madrugada eterna, madrugada abismal.

Por el día todo es distinto.

La nebulosa de ruidos hacen imperceptible

la condena de mi soledad.

En el día todo es confusión.

Aunque la noche es una bestia

que dormita con un ojo entreabierto.

Tras la cortina oigo a los gitanos

trajinar su cobre mojado, cimbrea el metal

al caer alguna gota de lluvia despistada.

El mundo no sería mundo sin la noche.

La noche guarda el secreto

en la oscuridad que nadie sabe.

Por eso tiene el misterio

de lo que la oscuridad calla.

*Assumiràs la veu d’un poble

(Por Vicent Andrés Estellés)

Assumiràs la veu d’un poble,

i serà la veu del teu poble,

i seràs, per a sempre, poble,

i patiràs, i esperaràs,

i aniràs sempre entre la pols,

et seguirà una polseguera.

I tindràs fam i tindràs set,

no podràs escriure els poemes

i callaràs tota la nit

mentre dormen les teues gents,

i tu sols estaràs despert,

i tu estaràs despert per tots.

No t’han parit per a dormir;

et pariren per vetllar

en la llarga nit del teu poble.

Tu seràs la paraula viva,

la paraula viva i amarga.

Ja no existiran les paraules,

sinó l’home assumint la pena

del seu poble, i és un silenci.

Deixaràs de comptar les síl·labes,

de fer-te el nus de la corbata:

seràs un poble, caminant

entre una amarga polseguera,

vida amunt i nacions amunt,

una enaltida condició.

No tot serà, però, silenci.

Car diràs la paraula justa,

la diràs en el moment just.

No diràs la teua paraula

amb voluntat d’antologia,

car la diràs honestament,

iradament, sense pensar

en ninguna prosperitat,

com no siga la del teu poble.

Potser et maten o potser

se’n riguen, potser et delaten;

tot això son banalitats.

Allò que val és la consciència

de no ser res si no s’és poble.

I tu, greument, has escollit.

Després del teu silenci estricte,

camines decididament.

*El Poema con asterisco y cursiva pertenece

al poeta Vicent Andres Estellés, lo hemos

escogido para enriquecer aún más el poema

de Cecilio Olivero Muñoz El Guardián Noctámbulo.

***************************************************

************************************

MUNDO ZERO

Por Cecilio Olivero Muñoz

Lo que nos asemeja a los animales

es lo que nos diferencia de las máquinas.

Existen filtros entre percepción

y conciencia de lo ya-sabido.

Esta trampa está construida

en los pilares de la dicotomía existencial.

Esa dicotomía se fundamenta

de sustanciales paradojas.

Como existe el bien y el mal

también puede existir el trasfondo

de la locura en la incógnita del aire.

Filtros que guardan paradójicas sentencias.

Verdad Vs. Mentira

Realidad Vs. Ficción

Soledad Vs. Plenitud

Conciencia Vs. Sueño

Filtros entre la razón que interpretamos

y la ignorancia que nos escoge.

Los ignorantes son más felices,

por que ignoran ser los más ignorados.

Debe de haber un filtro para la conciencia.

Existe la literatura, el cine, la aventura,

otros miles de filtros para ignorar,

ignorar lo que ya se ha dicho

para contradecir a lo que queda por decir.

La locura es evitable

desde la conciencia de la no-conciencia.

El ruido de la masa no existe,

es un eco que la ignorancia evoca

para que la conciencia lo resuelva.

****************************************************

***********************************

*********************

***********

****

**

*